08/04/19

¿Qué puede hacer el administrador por la comunidad de vecinos?

En cualquier comunidad de vecinos, las reuniones que se celebran en torno al buen funcionamiento de la misma, así como a lo relacionado con el cumplimiento de los diferentes deberes y obligaciones por parte del conjunto de propietarios, quedan recogidas en el acta de la Junta Ordinaria.

Las reuniones de vecinos siempre son uno de los temas más controvertidos a los que, como propietarios, vamos a tener que enfrentarnos en algún momento del año. Y, en los casos en los que se celebran para acordar el importe de una derrama o para decidir sobre temas económicos, la inexperiencia en este tipo de situaciones puede hacer que no sepamos cómo trazar el rumbo de la reunión.

Sin embargo, la gestión inmobiliaria en lo que hace referencia a este tipo de reuniones no tiene por qué suponer un problema. Al contrario. Revisamos a continuación los aspectos clave de las reuniones de las comunidades de vecinos:

 

1.- Elección de los temas a tratar por la comunidad de propietarios

Cuando el presidente de la comunidad de propietarios convoca la junta, los temas a tratar deben de estar definidos con anterioridad. Éstos deben de constar en el acta de convocatoria mediante la que se informa a los vecinos sobre todo lo relacionado con la reunión.

No existen unos temas estándar para todas las comunidades. Dependiendo de la misma, éstos irán en función de las necesidades de cada momento. Sin embargo, si hay un aspecto que es conveniente que se trate en todas las reuniones es el que hace referencia al estado de los pagos, así como a la identificación de los vecinos morosos. Es importante hacer especial hincapié en este aspecto, puesto que si todos los vecinos están al día en lo relacionado con los pagos, será la única manera de afrontar cualquier contratiempo a nivel económico.

Sin embargo, lo relacionado con la morosidad es uno de los temas más peliagudos que vamos a tener que tratar. En este sentido, contar con la ayuda de una inmobiliaria especializada en lo relacionado con la gestión de las reuniones de vecinos puede ser la mejor solución. 

 

2.- El papel de un administrador de una comunidad de propietarios

2.1. Obligación de carácter contable

El administrador de nuestra comunidad va a posicionarse como la herramienta necesaria a la que podemos acudir ante cualquier problema que pueda surgir en nuestro edificio. Sin embargo, una de sus funciones más importantes es la que hace referencia a la mediación. En el caso de que existan impagos, esta figura tiene la obligación de preservar los intereses a nivel económico de la finca. Por lo que su papel como mediador entre cualquier impago que suceda y la comunidad de vecinos es primordial.

A nivel económico, también es su obligación gestionar la administración de alquileres, con el fin de asegurarse de que todos los inquilinos que pertenecen a las viviendas en las que la comunidad actúa como propietario lleven sus pagos al corriente.

 

2.2. Gestión de proveedores

La figura del administrador es la responsable de la gestión de todos los contratos relacionados con los proveedores, así como asegurarse de que todos éstos están cumpliendo con lo pactado en el contrato. Tanto a nivel de funciones como a nivel económico.

 

2.3. Velar por el correcto estado de la finca

Son los propios vecinos los que deben de transmitir cualquier necesidad que tenga la finca a nivel de mantenimiento. Cualquier reparación de carácter urgente debe de ser tramitada de manera automática por el propio administrador. 

 

2.4. Documentación

El administrador será la persona encargada de recoger toda la documentación de lo relacionado con el edificio. Además, también es la persona que recogerá, punto por punto, todo lo que se trata en las reuniones, con el fin de clasificarlo a posteriori en el libro de actas de la comunidad.

 

2.5. Ventajas tiene contratar un administrador de fincas

Como hemos podido comprobar, las ventajas que se desprenden de contar con un profesional que sepa gestionar cualquier aspecto que ocurra en una comunidad es primordial. Sin embargo, en la tranquilidad encontramos su principal beneficio.

Sin importar el tamaño, en las reuniones de vecinos debemos de tomar decisiones que, en muchos casos, escapan de nuestro control. Por su formación, un administrador de fincas cuentas con las herramientas necesarias como para poder gestionar cualquier aspecto que pueda ocurrir en el interior de un edificio, aportando un extra de tranquilidad y garantizando la seguridad a todos los vecinos del mismo.

En FORCADELL contamos con una gran experiencia en gestión de comunidades, garantizando el bienestar de nuestros clientes. Contáctenos y le asesoraremos.

;